Tinta invisible con limón

Para obtener nuestra propia tinta invisible lo mejor es utilizar un producto que deteriore las fibras del papel y que al mismo tiempo se altere químicamente. Un buen ejemplo es el zumo de limón. Se exprime un limón y, mojando en él un pincel, se escribir el mensaje, un dibujo… Es importante dejarlo secar. Al emplear calor para revelar el mensaje no se debe aplicar más del necesario para evitar quemar el papel completamente. Se puede emplear una plancha de la ropa, un radiador, una bombilla incandescente o un horno de cocina.

Deja una respuesta

Related Posts