Toxoplasmosis ocular

¿Has oído hablar alguna vez de la toxoplasmosis? Esta es una enfermedad causada por un parásito común llamado Toxoplasma gondii, el cual podemos contraer si comemos carne infectada mal cocinada o nos exponemos a heces infectadas de gatos o durante el embarazo por transmisión de madre a hijo.

Normalmente, la mayoría de las personas con esta enfermedad, no suelen presentar ningún síntoma, excepto alguna infección ocular en algunos casos. En cambio, los recién nacidos infectados y aquellos con un sistema inmunitario débil que tienen alguna enfermedad grave, pueden presentar algunas complicaciones en el cerebro, los ganglios linfáticos y los ojos, llegando a provocar incluso ceguera, tanto en adultos como en bebés.

En concreto, la toxoplasmosis ocular se presenta por una retinitis causada por el parásito toxoplasma gondii. Esta lesión provoca una reacción de hipersensibilidad y puede acabar produciendo vasculitis, vitreítis, coroiditis y uveítis anterior.

Causas de la enfermedad

El T.gondii es un organismo parasitario que infecta a gran parte de los animales y las aves. Y se expulsan solamente a través de las heces de los gatos. Por tanto, los principales huéspedes del parásito son los gatos domésticos y salvajes.

Entonces, ¿cómo puede alguien infectarse con el T.gondii? Estas son las principales causas:

  • Estar en contacto con heces de gato que lleven el parásito: Basta con llevarte las manos a la boca después de haber hecho tareas en tu jardín o de haber tocado cualquier objeto que se haya puesto en contacto con las heces del gato.
  • Ingerir alimentos infectados: Los alimentos más propensos a tener este parásito son el cerdo, el venado, el cordero y a veces los lácteos sin pasteurizar.
  • Usar utensilios de cocina contaminados: Si utilizas cuchillos u otros utensilios de cocina para cortar la carne contaminada, estos debes desinfectarlos correctamente; por ejemplo, con agua caliente y jabón.
  • Comer verdura y fruta sin lavar: Lava siempre aquellas frutas y verduras que te comes de forma cruda para evitar contraer esta infección.
  • Recibir una transfusión de sangre o un trasplante de órgano infectado: Esto es menos habitual, pero también podría ocurrir.

Por lo general, si la persona que contrae este parásito, tiene buena salud, esta enfermedad no provocará ninguna alteración. Aunque si el sistema inmunitario está débil (por alguna enfermedad o medicamento), el parásito podría provocar complicaciones en el cerebro, el corazón o el ojo principalmente.

Síntomas de la toxoplasmosis

  • Fiebre
  • Fatiga
  • Dolor de cabeza
  • Malestar
  • Ganglios linfáticos hinchados

En personas con el sistema inmunitario débil los síntomas son mucho más agresivos.

Puedes ver el artículo completo aquí

Sobre Jesús Burón

Antes de que mi vida empezara a tomar forma yo ya era fotógrafo. Me encanta capturar los momentos de mi vida que van a ser especiales. Hago fotos y vídeos a cascoporro. Desde que tengo uso de razón hasta ahora he podido estudiar algunas cosas que me han formado como persona, entre ellas la óptica y la optometría es la principal. Ahora me dedico a la divulgación sobre la salud visual en YouTube como afición pues siempre me ha gustado enseñar lo poquito que se. El resto de mi vida son pequeñas pinceladas que te contaré si quieres que nos tomemos una caña 😉