Neurocosas capítulo 3: ¿Qué nos pasa si mezclamos alcohol y marihuana?

En este episodio hablaremos de los efectos que tienen en el cerebro el consumo de dos de las drogas más populares: el alcohol y la marihuana.

Por un lado tenemos a la marihuana, cuya principal sustancia neuroactiva es el tetrahidrocannabinol (THC), que activa el sistema cannabinoide por lo que tiene una función ansiolítica. Además, el THC aumenta los niveles de dopamina, por lo que el consumo de la marihuana puede tener inicialmente un efecto relajante y placentero. Pero, como todas las drogas, el consumo de la marihuana tiene efectos negativos: por ejemplo, dificulta en el asentamiento de la memoria durante el consumo, e incluso se pueden desencadenar crisis de pánico si se consume una dosis elevada.

Y por otro lado tenemos el alcohol, que es una sustancia cuyo consumo, al igual que otras drogas, aumenta los niveles de dopamina en las áreas de recompensa del cerebro, lo cual genera placer; y también impide la recaptación de serotonina en el cerebro, lo cual tiene un efecto positivo en nuestro estado de ánimo. Pero, simultáneamente a esta activación, el alcohol también funciona como una sustancia depresora del sistema nervioso porque activa la vía GABAérgica y también dificulta los procesos de asentamiento de la memoria.

Como ambas drogas son neuroactivas, su consumo simultáneo provoca que sus efectos negativos se junten, lo cual puede ser muy peligroso.