¡Cazador cazado!

Una serpiente con cola de araña y una tortuga con lengua de gusano. Estos dos animales son increíblemente asombrosos por su forma de cazar. La capacidad para engañar a su presa hace que la biología evolutiva centre su punto de mira en ellos, ya que han desarrollado unas estrategias adaptativas tanto a nivel de anatomía como de comportamiento que son alucinantes.

El camuflaje es una herramienta clave que tienen estos animales para conseguir lo que desean, una presa… sin embargo, no solo el camuflaje vale para cazar… También hay que buscar un método de hacerles morder el anzuelo.